Opinión

fotocárceldelitosdrogas SoniaGerth
Silvia Núñez Esquer/ Mujer Sonora

Cimacnoticias | Hermosillo, Son.

El Datatón carcelario es una especie de maratón de datos abiertos, en el que por dos días quienes participamos en él nos empapamos de información estadística a través de una búsqueda exhaustiva, sobre alguna de las dos vertientes convocadas: la tortura o la corrupción en las cárceles de México.

En su primera edición, realizada el 31 de enero y 1 de febrero de 2019 en la Ciudad de México, el maratón convocado por la organización Documenta, tenía como objetivo construir herramientas para analizar y visualizar datos abiertos con el fin de promover la transparencia y la rendición de cuentas en el sistema penitenciario mexicano.

Estuvo dirigido a personas, colectivas y organizaciones con experiencia en el tema del sistema penitenciario, tortura o corrupción, personas de la academia, periodistas, comunicadoras y otros grupos especialistas en el uso de datos abiertos, quienes en sus equipos participantes debieron construir soluciones enfocadas en las áreas de tortura y corrupción.

En su convocatoria, el Datatón carcelario invitaba a echarse un clavado a todas las bases de datos disponibles sobre las diversas prácticas de corrupción o tortura que están presentes en las diferentes prisiones y centros de internamiento para adolescentes.

En nuestro caso decidimos conformarnos en el equipo Data press, conformado por dos periodistas sonorenses –Priscila Cárdenas y Silvia Núñez- y un abogado del estado de Querétaro –Sebastián Arcos-. La población a investigar se decidió porque entre las fuentes de datos a revisar se encontraba la Encuesta Nacional de Adolescentes en el Sistema de Justicia Penal, ENASJUP 2017.

En ella nos dimos cuenta que el estado de Sonora se encuentra  por encima de la media nacional en cantidad de adolescentes en internamiento por proceso judicial.

Propusimos entonces explorar y, en su caso, identificar la presencia de actos de tortura hacia la población adolescente con proceso judicial en internamiento en Sonora, en los cinco centros de internamiento que existen en la entidad, como lo indica el objetivo de nuestro proyecto.

Otras fuentes disponibles son otras bases de datos obtenidas por solicitudes de información vía Ley de Acceso a la Información Pública a través de Infomex, realizadas con anterioridad por estudiantes de Comunicación y por el Instituto de Justicia Procesal Penal, IJPP de Querétaro.

Nos percatamos de que las bases de datos no se refieren a tortura como tal, pero sí a distintos tipos de violencias que se ejercen contra la población interna, perpetrada por la autoridad para obtener algo a cambio.

Eso fue suficiente indicio para poner en gráficas y visualizaciones los datos encontrados que resaltan una posible situación a atender por las y los responsables del sistema carcelario en Sonora.

Dentro de nuestras reflexiones al analizar los datos, llamó la atención las diversas violaciones a los Derechos Humanos de los jóvenes durante el proceso, pues según la ENSAJUP 2017 un total de 648 declararon haber sido presionados por la autoridad a la hora de dar información ya que se ejerció violencia psicológica y física contra ellos.

De acuerdo con la encuesta, las agresiones más recurrentes son haber sido pateados o golpeados con las manos, que les impidieran respirar, ser atados, golpeados con objetos o incluso haber sido aplastados. 

Los datos destacan que 208 adolescentes señalaron haber experimentado algún tipo de situación de violencia en internamiento, tales como robo de objetos personales, extorsión o lesiones.

En la revisión de las bases de datos disponibles sobre el tema, podemos identificar que Sonora es uno de los estados con mayor presencia de población adolescente en situación de internamiento por proceso judicial.

Los datos destacan que Sonora se encuentra arriba de la media nacional pues mientras ésta  es de 215.34, Sonora cuenta con 792, en población adolescente en internamiento. 

Encontramos que 19.9 por ciento de adolescentes mencionó haber sido presionado para declarar. En tanto 27.7 por ciento declaró haber sido objeto de violencia psicológica permitida o cometida por parte de la autoridad en la misma entidad.

Además 57.7 por ciento dijo que fueron  incomunicados o aislados. 40.1 por ciento les insultaron, 23.1 por ciento los presionaron para denunciar a alguien, 19.2 por ciento le amenazaron, 18.7 por ciento le desvistieron, 2.2 por ciento le vendaron los ojos o cubrieron la cabeza para que no viera, y 0.6 por ciento, declararon que le hicieron daño a su familia. 

En relación a la violencia física por parte de la autoridad, 9.1 por ciento de la población adolescente en centro de internamiento, declaró haber sufrido de ésta en Sonora.  

Por increíble que parezca, algo que advertimos es que se encuentran en internamiento preventivo personas adolescentes que fueron investigadas por lesiones culposas, así como portación de sustancias prohibidas, entre otros delitos que contradicen al nuevo sistema de justicia penal, pues no son delitos que ameriten prisión preventiva.

El jurado calificador del Datatón carcelario finalmente resolvió que no sólo el primer lugar sería apoyado para realizar el proyecto ganador, sino que también el segundo lugar obtendría apoyo para llevarlo a cabo.

Es así que el Datatón carcelario, nos dará la oportunidad de realizar un diagnóstico para profundizar en las prácticas de tortura que pudieran estar presentes en los centros de internamiento en Sonora.

* Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/

Twitter: @mujersonora       

e-max.it: your social media marketing partner
ESTAMOS CUMPLIENDO