Opinión

4386 1
Natalia Vidales

SemMéxico.

La transición democrática en nuestro país continúa siendo compleja y por tanto, aún inacabada. 

Como todo régimen democrático y a pesar de sus tropiezos, hemos ido evolucionando y partir de 2014 se integró la figura de candidatos independientes lo que fortalece la participación democrática y por supuesto, ciudadana. 

La lucha por las candidaturas independientes, se ha prolongado por décadas y si bien, ahora existen en el marco de la Ley Electoral, su tránsito continúa lleno de obstáculos y menosprecio por la forma tradicional de hacer política. 

Jorge G. Castañeda que en 2005 solicitó al entonces Instituto Federal Electoral su registro como candidato a la presidencia de la República. Ante la negativa del Instituto, Castañeda recurrió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sin buenos resultados. El canciller acudió a instancias internacionales y el resultado final fue una modificación normativa controvertida que tuvo una sentencia condenatoria para el Estado mexicano por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 

De ahí que a pesar de la resistencia de los partidos políticos y de los Consejeros del INE que son designados por los propios partidos, en este proceso electoral, vimos a cientos de cuidamos que acudieron a la autoridad electoral a solicitar su registro. Sin embargo, la Ley electoral en materia de independientes, ha vuelto un calvario el poder cumplir con los requisitos y lograr el registro.

Así, en el camino han quedado casi la totalidad de los aspirantes. Solo un porcentaje muy pequeño, ha logrado el visto bueno de las autoridades electorales. A nivel presidencial, las definiciones aún están por verse, pues al menos dos de los aspirantes presidenciales, han interpuesto recursos ante el INE y ante el TEPJF. 

Las inconsistencias que argumenta la autoridad son: que hubo falsificación de firmas; documentos apócrifos (credenciales de elector); entre otras. Lo cierto es que el INE se está metiendo en camisa de once varas, pues existen muchas anomalías en la famosa app que adquirió en varios millones de pesos y que no sirvió, como los mismos Consejeros han reconocido luego de la denuncia de Armando Ríos Piter, El Jaguar; Pedro Ferriz De Con; Margarita Zavala y Jaime Rodríguez, El Bronco. 

Armando Ríos Piter acudió ante el Tribunal electoral a interponer una serie de recursos contra el INE a fin de que reconozcan los informes preliminares que durante el proceso de recaudación de firmas, les fue remitido por el propio INE y que luego de una mesa muy obscura de “negociación”, de la que nadie sabe nada, modificaron su postura señalando que la app, no funcionó y que validarían de nuevo lo que el sistema ya había validado. 

Además, el INE dejó correr el tiempo y emitió esa postura casi al término del período de revisión, dejando en la indefensión al Bronco y al Jaguar a quienes han estigmatizado como delincuentes (probablemente lo sean pero no debe afirmarse hasta que haya pruebas contundentes). 

La cuestión es que hoy, a escasos días de inicio de campañas presidenciales, aún no sabemos quienes estarán en la boleta. 

Lo que fue una alternativa para los ciudadanos, los candidatos independientes, cada vez está más lejana de ser realidad porque la población duda ya de su honestidad… pero también de la institución que valida solo a una opción.

El INE anunció el pasado viernes, que iniciará un proceso penal contra el Jaguar y contra el Bronco, por delitos de falsificación y alteración de documentos oficiales. Nadie se explica porqué entonces les fue señalando que todo iba bien, a través de la app que validó y luego ellos invalidaron. Entonces… surge la interrogante ¿será estrategia del PRI para favorecer sólo a una independiente que coadyuve a sus intereses?

SEM/gr

e-max.it: your social media marketing partner