Opinión

legisladoresinstit

Teresa Morales Duke / El Campanario

El eterno show, ya tradicional, entre el bloque institucional y opositor en el Poder Legislativo para aprobar el presupuesto anual

Este año no faltó el tradicional “agarrón” entre los diputados locales del bloque institucional formado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Verde (PVEM) y Partido Nueva Alianza (Panal), al que se sumó la bancada del Partido Acción Nacional (PAN), 18 diputados, contra el bloque de opositores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT), con la acotación de que uno de sus integrantes sí acudió a la sesión y abstuvo su voto, y del Partido Encuentro Social (PES), es decir 11 legisladores que no asistieron intencionalmente para no avalar ni la sesión ni el paquete económico de 2018, que contiene las leyes de Ingresos y Egresos del estado.

Y decimos que es ya una tradición que se den hasta con la cubeta, pues esto ocurre casi todos los años en los últimos sexenios. A veces, se puso peor, con escándalos sobre “cañonazos de billetes”, con sedes alternas para evadir a manifestantes, resguardos policiacos para el mismo fin, aquella inolvidable trifulca a principios del sexenio de Miguel Alonso en la que los opositores llegaron armados con palos, show en el que no hubo lesionados, no obstante.  

Este fin de año, que tampoco es nuevo el “formato”, se habló de albazo o madruguete al bloque opositor de diputados, mismo que había propuesto ampliar el periodo de discusión, pero, a cambio, entre traspasos precipitados de mesa directiva, citatorios apresurados, y quién sabe cuánto más, los institucionales mostraron su hartazgo de tolerancia a lo que llamaron la “sin razón” y prefirieron asumir el costo de un presupuesto sin consenso a desgastarse hasta el 15 para las 12 para hacer forzados ajustes derivados de los intereses, a veces legítimos, pero también a veces de índole electorera.

Esta vez, también, la discusión del documento en que se decidió cómo se gastarán más de 30 mil millones de pesos el año que entra, salió del recinto legislativo y se fue a los medios de información, donde, por cierto, los legisladores privilegiaron la discusión de la forma y no del fondo, puesto que se cuestionó la legalidad en el procedimiento para la aprobación y muy poco se fueron a ver las asignaciones a los grandes rubros del gasto y la inversión de los recursos públicos. Por ahí hubo cuestionamientos de partidas ocultas, opacas, que generaron suspicacias, petardazos que quedaron en el aire, sin sustento. 

En lo poco que dejaron ver los integrantes de la 62 Legislatura a los de a pié, por aludir de alguna manera a los ciudadanos y el pueblo, al parecer hubo incrementos de consideración a Seguridad Pública y Salud, al menos. Dijo uno, las sesiones son abiertas (y maratónicas), o consulte el sitio en Internet (a veri si le entiende), tiene a la mano lo que quiere saber, “porque la transparencia llegó para quedarse”. Ay Dios.

Voceros del grupo opositor, quienes como ya mencionamos no asistieron a la sesión este martes, afirmaron su convicción de que la postura de su ausencia se acoge a una estrategia jurídica de la no validación de un proceso ilegal y que dará lugar a la interposición del recurso correspondiente para impugnar la aprobación del paquete económico. Se ve sinuoso y difícil que prospere, pero, habrá que esperar la última palabra. No hay que dudar que, aún así, se posibiliten enmiendas a las que siempre se les puede encontrar caminos, como si no supiéramos de los “enjuagues” que luego se han hecho en operación de cicatrices.

Mañana, los legisladores volverán a sesionar, y tal vez haya reclamos, dimes y diretes, que, al igual que todos los años, paulatinamente irán quedando en el olvido.

Así, al paso de los sexenios, se desdibuja cada vez más el equilibrio de poderes, por si alguna vez lo ha habido. El Legislativo, continúa su ruta por la subordinación al Ejecutivo a través de sus diputados aliados, asimilable como una cuestión de gobernabilidad política. La voz cantante está en dicho poder y su brazo fuerte sin duda lo ocupó, en este caso, la Secretaría de Finanzas artífice del paquete económico que se ejercerá el año entrante.