Economía

archivoMéxico, D. F. El aumento de la pobreza daña a los más vulnerables del sector rural, señala el dirigente Alfonso Ramírez Cuéllar

Altos costos de los insumos agrícolas son uno de los problemas más graves, que afecta a más de 80% de las unidades productivas

Desde diciembre de 2012, la situación del campo mexicano va de mal a peor. Los mismos factores siguen contribuyendo al decrecimiento del campo, como lo señaló la reciente Encuesta Nacional Agropecuaria donde menciona que 83.2 por ciento de las unidades productivas señalaron como uno de sus problemas los altos costos de los insumos y servicios, un porcentaje semejante al de 2012.

 Además, mencionó en un boletín de prensa el presidente de El Barzón, Alfonso Ramírez Cuéllar, que 25.7 por ciento destacó como problemas las dificultades de transporte y almacenamiento, para 25.3 por ciento del total.

Otro problema son los altos índices de inseguridad, el abandono de las tierras, el trabajo de los campesinos fuera de sus tierras y las precarias condiciones en las que realizan sus  labores careciendo de un salario digno. Asimismo, apunta, que  han sido un problema recurrente, la pérdida por causas climáticas, plagas, enfermedades, falta de capacitación y asistencia técnica y las dificultades en la comercialización.

Aunado a lo anterior, la organización declaró que entre 2012 a 2014 se observa un aumento general de la pobreza como informó el Coneval, en su último informe dónde la pobreza pasó de 45.5  a 46.2 por ciento, debido a la reducción de ingresos en el hogar.

En la fecha en que se levantó la Encuesta (La ENA 2014 obtuvo información del año agrícola Octubre de 2013 – Septiembre de 2014), la superficie de producción agrícola abarcó una superficie de 27,496,118 hectáreas, que representaron 14.0 por ciento del territorio nacional.  A su vez, 81.5 por ciento de la superficie agrícola está sembrada o plantada y 5, 080,307 héctareas o 18.5 por ciento de esa superficie agrícola se quedó sin sembrar.

En la encuesta también se observa que la superficie bajo riego apenas representa 20.3 por ciento de la superficie agrícola de las unidades de producción rural. Del total de la superficie 5,576,992 de hectáreas bajo riego, 85.6 por ciento lo aportan las UP con más de 5 hectáreas; en promedio, en ese estrato de riesgo, las UP tienen 26 hectáreas. En cambio, las UP con menos de 5 hectáreas sólo contribuyen con 14.3 por ciento de la superficie bajo riego y contaban con una superficie promedio de cerca de 2 hectáreas.

Con respecto a finales de 2012,  crece el uso de riego por gravedad, de representar 72% pasó a 77%, en tanto que aumentó el doble uso de riego por microaspersión de 2.4% a 5% y por aspersión pasó de 8.5% a 12.3%, mientras que el uso de sistemas por goteo se redujo de 9.7% a 8.8% y otros (bombeo, manguera, pipa y otro) se redujeron de 14.1% a 5.1%. Además, mientras que el uso de agua blanca creció de 78.9% a 81.3%, disminuye el uso de aguas negras y aguas tratadas, de 21.3% a 14%.

Además, el uso de agua de pozo profundo creció de 33.3% a 39.9% de las UP con superficie bajo riego, en tanto que todas las demás fuentes de agua apenas crecieron décimas de punto porcentual o se redujeron. Sin duda, esto puede estar reflejando las dificultades de utilizar el agua de superficie por la ausencia de inversiones en infraestructura en los últimos sexenios, lo que pone en riesgo los recursos del subsuelo.

La encuesta también confirmó que 20.3% de la producción de frijol es para autoconsumo, en tanto que en el caso del maíz sólo 12% es para autoconsumo. De la producción obtenida, el 42% se vende a los intermediarios.

En cambio, en las UP en superficie de temporal   destaca el aumento de la participación  de la mujer en el campo, que aumento de participar 13.5% en 2012 a 15.1% en 2014. Además, las principales fuentes de Crédito, que habían sido principalmente las cajas de ahorro privadas, disminuyeron en 2012 de 35.5% y en 2014 a 26.4%.

Por lo que respecta a la falta de asistencia técnica, que se registró en el 45.5% de las UP y la pérdida de fertilidad del suelo con el 37.2 % de las UP, también fueron problemas que afectaron la producción y se estima que eso impactó al maíz blanco y frijol.

Semillas           

En el ramo de semillas en 2014  aumentó de 60.9% en 2012, a 82.2% el uso de semillas criollas y se mantuvo el porcentaje de uso de semillas mejoradas.  A pesar de la presión de monopolios como Monsanto, que buscan monopolizar aún más el mercado de semillas, hasta ahora se ha logrado frenar el uso de semillas transgénicas a sólo un 0.2% de las unidades consideradas. Por otra parte, a pesar de la promoción de la agricultura orgánica,  disminuyó el uso de abonos naturales de 40.4% a 27.5%.

El mercado de las semillas se encuentra en poder de las trasnacionales, mientras que en el país no hay competidores locales que puedan abastecer este rubro.

Tractores

En el último censo agropecuario de 2007 existía una disponibilidad de 238,248 tractores funcionando. Ahora la Encuesta Nacional Agropecuaria ENA 2014 indica que en el campo mexicano 55% de las unidades de producción utilizan tractores en sus actividades agropecuarias, de las cuales 13.1% tiene tractor propio y 45.2% utilizan tractor rentado o prestado. El 41.7 % de los tractores propios en funcionamiento tienen más de 15 años de antigüedad; 15 % de 10 a 15 años; 21.6 % de 5 a 10 años y, sólo 18.2% cuenta con tractores con una antigüedad inferior a 5 años. En 2012 los que tenían menos de cinco años representaron 22%.

INSUMOS

Fertilizantes

Los fertilizantes como el fosfato di- amónico (DAP), la roca fosfórica, el superfosfato triple y la Urea, habían presentado una aparente disminución, pero en lo que va del 2015, van aumentando debido a la alza del dólar, lo que encarece los precios de las importaciones en México. Como ejemplo el precio internacional de la Urea al mes de julio  fue cerca de $4, 500.00 pesos/ton y el precio en México de $7, 550.99 al mismo mes. El uso de fertilizantes químicos es uno de los rubros con los costos más altos, para la producción de granos básicos con los siguientes precios nacionales.

Principales granos

Maíz Grano Blanco

La producción de aumento mínimamente entre 2012-2014 de 3.10 a 3.14 (ton/ha),  pero los precios pagados al productor disminuyeron de $4, 029.38 ton a $3, 157.99 ton.

Los precios al productor y al mayoreo disminuyeron sin embargo, esto no se ve reflejado en el precio final al consumidor.

Frijol

La situación del frijol al igual que otros granos no es muy diferente, aunque se puede observar un aumento en el rendimiento de 0.69 ton/ha en 2012  a 0.76 en 2014 mientras el precio al productor disminuyó, de un promedio nacional de 2012 - 2014 $ 4, 044.00 pesos por tonelada ($4.00 por kilo de frijol grano en campo). 

Los precios al mayoreo de frijol conforme el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados SNIIM 2015, el precio de las diferentes variedades de frijol en la central del abasto del D.F. al mes de agosto para el caso del frijol peruano es de $23.17 el kilo, el frijol pinto $13. 67 el kilo, el frijol negro bola $ 13.50 el kilo.      

Finalmente el precio al consumidor, en el caso del frijol negro con un promedio más alto registrado de $29.38 pesos/kg en mercados locales, tiendas de auto servicio y tianguis (SEDECO2015).

Arroz

Para el caso del Arroz la situación no fue muy favorable ya que disminuyó considerablemente el ciclo anterior.

Para 2012 el precio por tonelada fue de $3, 675.01 y para el 2014, la producción disminuyó pasando de un rendimiento en  2012 de 4.88 ton/ha  a  4.46 ton/ha  en 2014.

Trigo

El precio del trigo de referencia de EE.UU. (No.2 Hard Red Winter) se redujo un 4 por ciento desde enero hasta alcanzar los USD 252 por tonelada, un 17 por ciento por debajo del período correspondiente del año pasado.

El precio por tonelada de trigo fue de $3.393.1/ton para el año agrícola 2014, mientras los avances a agosto 2015 presentan un promedio de $4,518.40/ton, esta aparente mejoría del precio, no es significativa ya que los precios de los insumos para la producción del grano, están subiendo por las afectaciones internacionales del precio del dólar.

El precio promedio del grano Trigo al productor se encuentra entre los $3.50  a los $4.50 el kilo, mientras los productos procesados como la harina de trigo procesada tiene un precio que va de los $9.00 hasta los $15.33, el precio del pan bolillo, va del $1.46 a $2.00, los cereales preparados que contienen trigo o sémola de trigo con un contenido promedio de 600gr tienen un precio que va de los $ 51.15 a $60.00, siendo muy alto el precio por poco más de la mitad del kilo. (Fuente: Profeco).

Carne de Bovino

La situación de los precios al consumidor de la carne de res de 2012 a 2014 aumentaron un 27.34% (para el kg de retazo) y un 28.26% (para el kg de bistec), llegando a costar hasta $125.68 pesos el kg de bistec.

Leche

Para el caso de la producción de leche, México aún no es autosuficiente en la producción de la misma, aunado a esto los altos costos de producción de forrajes y granos para alimentar el ganado lechero deterioran aún más los precios a los productores, que en la mayor parte del país va de los $5.00 pesos por litro y sólo cerca de los $6.00 pesos en algunas regiones,  sin embargo el costo de litro de leche al consumidor va delos $14.50 a los $20.00 el litro.

Hasta el momento, el presente gobierno de Peña Nieto no cuenta con una política acertada para impulsar al campo así como la prevención del impacto económico de la presente depreciación del peso frente al dólar, llevando al país a continuar en una dependencia alimentaria con el modelo de producción y consumo que sólo concentra la riqueza dejando altos niveles de inequidad y exclusión.

El sector agrícola con menores ingresos, dedican la mayor parte de estos en la compra y consumo de alimentos. De acuerdo al Coneval, el 33.6 por ciento de la población rural padece pobreza alimentaria.

Incluyendo las diversas oleadas de especulación en algunos productos de la canasta básica, como lo fue en el caso del alza del precio de limón, el aguacate y el huevo, que sin justificación afectan a la economía delos consumidores o viceversa en el caso de pérdidas de cosechas como lo fue el caso de la manzana proveniente de Chihuahua, la mandarina en el sur del país que les ha costado su cosecha hasta en $0.50 pesos por kilo al igual que el melón, dejando a los productores sin ganancias por sus cosechas.

Sin duda, la mitad del sexenio de Enrique Peña Nieto ha sido un rotundo fracaso en materia de producción de alimentos, de atención al campo y a la población rural, de protección a los productores y consumidores.

No son extraños estos resultados en un gobierno que entre sus grandes reformas estructurales ha dejado fuera a la que abordaría la alimentación sustentable y sostenible de los mexicanos.

La segunda mitad no es nada prometedora, no solo porque siguen sin mencionarse estos temas, sino por el contrario,  se reavivará la reforma privatizadora del agua, continuará el despojo de tierras productivas y sociales para ser utilizadas en proyectos extractivistas, y porque los indicadores macroeconómicos, esos que siempre utiliza el gobierno como excusa de sus pésimos resultados, seguirán sin favorecer a la economía de las familias.

 

 

e-max.it: your social media marketing partner
LÍNEA SECRETARIO