Economía
powered by social2s

Pide la renuncia de Ramírez Puga el Frente de Productores y Consumidores tras sufrir pérdidas por 600 millones de pesos

Octavo mercado mundial en consumo de leche y se importa 40% de la demanda

 

 “El panorama que nos espera para este año es de pronóstico reservado debido a la sobreoferta de los sobrantes de productos lácteos en algunos países, la desaceleración en las compras por parte de China y Rusia que ha provocado la caída de los precios internacionales, y las consecuentes pérdidas para los pequeños y medianos productores de leche del país”, afirmó el dirigente Álvaro González Muñoz.

Preocupado, el líder del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche agrega al escenario la negativa del director de LiconsaA para ayudar a los ganaderos del sector social, que por ese motivo demandan su renuncia, pues Héctor Pablo Ramírez Puga les ha provocado pérdidas por casi 600 millones de pesos y orillado a la quiebra a más de 20 mil establos. Comentó que debido a la mala administración de Liconsa, no se podrá cumplir con los objetivos trazados por el presidente de le República, Enrique Peña Nieto.

González Muñoz relata que en el mundo han caído los precios de sueros, leche en polvo descremada, de la que México tiene el nada honroso papel de ser el campeón mundial de las importaciones. En enero de 2014 el costo traducido a un litro era de 6 pesos y hoy llega apenas a la mitad. Por consiguiente, los industriales pagan menos a los productores y les compran menos por la abundancia láctea en el país,  situación que se puede agravar si la industria prefiere seguir apoyando a lecheros del extranjero.  

Para el dirigente, es inadmisible que en un país como México, que es el octavo mercado mundial en el consumo de leche, se importe el  40 por ciento de la demanda, equivalente a 15 millones de litros diarios, y que los productores mexicanos “no tengamos a quién vender”.

Lo peor, acusa, es que se importan “porquería” que se venden en las grandes cadenas comerciales como leches que no son leche. Y lo mismo pasa con los  yogurts, quesos o cremas. Además de que los convenios de compra con la empresa no se han cumplido.

González Muñoz denuncia, en entrevista, que Liconsa perdió la dirección desde el año pasado: incumplió convenios con productores, disminuyó en algunos estados la compra de leche, a pesar de un presupuesto mayor a 2013, incrementó la red de acopio, pero los gerentes estatales advierten que ante la falta de presupuesto, entre otras razones, disminuirán las compras.

Sólo que todo esto no concuerda con lo que sucede, ya que si los precios van a seguir bajos, se presume un ahorro aproximado de 30 mil pesos por tonelada y la paraestatal compra hasta 40 mil toneladas anuales.     

El líder señala que sólo en enero se ha importado leche en polvo descremada que, ya rehidratada, equivale a 433 millones de litros. Tal realidad no deja más a los productores que pedir al gobierno federal en este mes de enero.

Sobre todo, exige el dirigente, analizar la posibilidad de implementar un plan emergente de secado de leche fresca, pero sin los errores del anterior que más bien parecen una transferencia de recurso, dice,  a nuestro nombre para una parte de la industria.

 “No estamos muy convencidos, pero en una emergencia todo es bueno. El programa necesita ser operado por Sagarpa y su padrón de productores, más el de Liconsa,  no deberán estar integrados con la industria. Con esto se puede evitar que 2 millones de litros diarios de leche se vayan a las  coladeras, en la temporada difícil, con el consecuente sacrificio de unas 100 mil vacas productoras”, concluye el dirigente.

e-max.it: your social media marketing partner
SANA DISTANCIA